Tecnología: Carga de baterías por inducción

por Ruben - 06/08/2014

La inducción es un proceso de carga de un objeto sin contacto directo con la fuente de la energía eléctrica y sin cables de conexión. El principio básico consiste en que un cuerpo cargado eléctricamente puede atraer a otro cuerpo que está neutro y cuando ambos se acercan, se produce una interacción eléctrica entre las cargas del primero y las del cuerpo neutro, de modo que éste último acaba cargándose eléctricamente.

BMW se ha propuesto desarrollar y poner en marcha a medio plazo, un sistema de carga de los vehículos eléctricos e híbridos enchufables basado en la inducción. De este modo el proceso de carga sería mucho más cómo al poder prescindir de enchufes y cables para suministrar energía a las baterías, únicamente sería necesaria una plataforma de carga como la que ya existe para los smartphones por ejemplo.

BMW Carga Inducción

La tecnología que permite la transmisión de la electricidad en ausencia de cables son dos bobinas. Una de ellas se sitúa en el vehículo y la otra se ubicará en el suelo. La primera será la encargada de recibir la tensión transmitida por la segunda y conducir la energía a través del sistema eléctrico a la batería donde será almacenada.

En principio, la mayor desventaja del sistema de carga por inducción es el coste de la instalación de la plataforma de carga y la eficiencia del sistema debido a la pérdida de energía. El sistema en el que están trabajando los ingenieros de BMW anuncia una eficiencia superior al 90%. Mientras que la mayor ventaja, además de la ausencia de cables, es que la carga no se verá afectada por las inclemencias del tiempo por la protección de los sistemas conductivos. Así que, simplemente llegaremos con nuestro coche a la plataforma de carga, que será como una plaza de aparcamiento, y situamos el vehículo sobre ella. Para garantizar la seguridad durante  la carga, el proceso de carga será registrado en todo momento por un ordenador y se detendrá de manera automática si detecta que algún objeto extraño se ha situado entre las bobinas de la plataforma y la del coche.

BMW Punto Carga Inducción

A priori, los ingenieros de la firma bávara cuentan con un ratio de carga de 3,6 kW, lo que supone poder cargar las baterías de un vehículo híbrido, de los que hay en el mercado actualmente, en unas tres horas. Al parecer han construido un prototipo de la plataforma de carga por inducción y han logrado cargar las baterías de un BMW i8 en un tiempo inferior a dos horas. Esperan alcanzar un ratio de carga de 7 kW para los vehículos cien por cien eléctricos, de modo que sea capaz de cargar a tope las baterías de un BMW i3 en unas ocho horas.

Tendremos que esperar para ver cómo evoluciona el desarrollo de esta tecnología aplicada a la automoción y si finalmente se implanta en la vida real.

Dejar un comentario